La fórmula simplificada del éxito

Si te diera la formula para hacer una cola, un perfume, o una hamburguesa igual que algunas  marcas conocidas ganando una fortuna cada día? Crees que solo al conocer la fórmula ganarías también esta fortuna?

Evidentemente la respuesta es no, simplemente porque no basta con tener el conocimiento, hay que aplicar estos conocimientos y es cuándo tendrás tus resultados. Es decir una vez que sepas cómo hacer algo, por ejemplo un perfume, tienes que hacerlo, embotellarlo, empaquetarlo, crear todo un proceso para que llegue al mercado que tienes previsto. Otra realidad es que los resultados pueden variar según las circunstancias y la práctica.

 

En todo caso, cuando adquieres un conocimiento, te toca aplicarlo sino de nada te sirve. ¿A qué serviría descubrir los secretos del alquimista para convertir el barro en oro si no lo usas? A caso no sería mejor usar este tiempo en hacer otra cosa en la vida?

Existen muchas fórmulas; algunas más complejas que otras pero lo bueno de todas es que si se aplican entonces darán resultados.Hoy compartiré contigo mi fórmula simplificada del éxito y voy a detallar cada punto para resolver todas las dudas.

(c + t) * x  = E o R*X = E

C: Conocimientos, T: Trabajo, R: Resultado, X: el número de veces que haga falta

¿Cómo se adquiere conocimiento?

Existen varias formas de adquirir conocimientos sin embargo se puede categorizar en dos grupos:

  1. Estudios (formación, seminarios, escuela, lectura, conversaciones con expertos, etc.),
  2. Experiencia propia (apuntes de las lecciones que vas aprendiendo a través de tus propias experiencias)

¿Cómo se aplican estos conocimientos?

Es muy simple, cada vez que aprendas algo nuevo, lo pones en práctica en un entorno donde no puede hacer mucho daño si sale mal; dicho de otro modo, buscas un entorno de prueba para probar lo aprendido.

¿Cómo evaluar los resultados?

Antes de empezar cualquier proyecto, te fijas un objetivo y al final del mismo debes comparar el objetivo al resultado final para saber si se ha conseguido, superado o no. También hay que anotar todos los factores que no pudiste  prevenir a al hora de fijar el objetivo para ser un poco más inteligente la próxima vez.

¿Cómo volver a empezar?

Sea cual sea el ámbito en el cual desempeñas tus tareas y proyectos, seguro que habrás escuchado que hay que trabajar duro en la vida; lo que se interpreta muchas veces como echar más horas, hacer más esfuerzos, etc. Desde luego, es bueno multiplicar sus esfuerzos pero es aun mejor optimizarlos para obtener mejores resultados en menos tiempo. Lo que se traduce como trabajar de forma más inteligente. Por lo tanto se debe volver a empezar el ciclo de forma más inteligente gestionado mejor los recursos que tenemos a disposición.

En resumen mi fórmula simplificada del éxito consiste en:

  1. Adquirir conocimientos,
  2. aplicar estos conocimientos,
  3. evaluar los resultados
  4. volver a empezar con más inteligencia

Y esto se debe hacer  el número de veces que haga falta hasta obtener el éxito actuando como si fueras un bebé que aprende a caminar, se caerá miles de veces y volverá a levantarse con más inteligencia cada vez y no parará hasta conseguirlo.

Ya tienes el conocimiento,  a ver si lo pones en práctica.